Quién soy

Estos son los pies de mi hijo. 

Así nació, con los dos pies equinovaros.

Con los dos pies zambos.

Pies de mi hijo recién nacido

Pies de mi hijo recién nacido

Y esta soy yo, la que escribe.

Yo escribo su historia porque él es todavía muy pequeño para hacerlo. Es más, en realidad, todavía no sabe su propia historia. Él sabe que nació con los pies especiales y que unas doctoras se los arreglaron. Él sabe que cada cierto tiempo tenemos que ir a ver a esas doctoras para que le vean los pies. Él sabe que lleva calzado especial. Pero no recuerda su recorrido, ni los kilómetros hechos, ni las escayolas en sus piernas, ni siquiera se acuerda del aparato que lo inmovilizó durante tanto tiempo.

Por eso escribo yo.

Y, aunque sean sus pies, son los míos.

Porque como madre lo he sentido todo más mío que si hubiera estado en mi propio cuerpo, porque hubiera cambiado mis pies por los suyos. Sí, también son mis pies.

Quiero contarte nuestra historia, por si te puede ayudar, por si te apetece leer.

Muchas gracias por pasarte por aquí 🙂

 

A %d blogueros les gusta esto: