Hace un tiempo surgió una duda a raíz de una pregunta que me hizo una mamá en Instagram. Otra mamá le había dicho que la férula que utilizaba su hijo para tratar el pie zambo no era correcta.

Y, claro, cuando me consultó sufría al pensar que lo que estaba utilizando su hijo no fuera lo recomendado. Que todo el esfuerzo no sirviera para nada y que sus pies no quedaran bien.

Lo más triste de todo es que la mamá que la avisó lo sabía porque a ella le sucedió igual. Le habían prescrito la férula Tibax y, afortunadamente, al cambiar de especialista supo que no estaba indicada para los pies zambos de su bebé.

Me mostró una foto y me pareció la férula Dennis-Brown. Pero no era la férula Dennis-Brown, era la férula Tibax.

Lo único que me extrañó es que las botas eran diferentes y la barra no llevaba la curvatura que facilita la dorsiflexión, y que tan necesaria es para mantener la buena corrección del pie zambo.

Así que hice la consulta:

¿Sirve la férula Tibax para tratar el pie zambo?

La respuesta fue rotunda por parte de varios especialistas certificados en el Método Ponseti: NO.

La férula Tibax NO es adecuada para el pie zambo.

Gracias a Marta Vinyals, del equipo de la Dra. Ey, sé que es una férula que está diseñada para otra patología: Metatarso Aducto.

La principal diferencia entre ambas barras es que la Tibax no tiene la curvatura que facilita los 10 grados de dorsiflexión que se consiguen con la tenotomía del Aquiles.

Y este detalle es algo muy importante para mantener una buena corrección del pie.

Además, la forma y características de las botas tampoco son las más adecuadas para el pie zambo.

La cosa es que a raíz de compartir esto en mi Instagram me comentaron varias mamás que la utilizan por prescripción médica… ¿Qué hacer entonces?

Soy una persona a la que siempre le han costado tomar este tipo de soluciones, sobre todo porque tiendo a depositar mi confianza plena en las personas.

Pero si algo he aprendido es que hay cosas en las que se tiene que actuar rápido, porque persistir sólo pone en riesgo la salud o la buena corrección, como es el caso.

Es una cuestión de especialidad, de formación, y por mucho que lo intentes o persistas no va a ir a mejor.

Por eso ahora yo no tendría dudas, buscaría un especialista en el Método Ponseti y compraría otra férula para mi bebé.

Sé que no es una decisión fácil, pero también sé que es la mejor, porque al final se trata de buscar una buena corrección para el pie zambo de nuestro peque, y si está utilizando la Férula Tibax, no lo es.

¿Conocías esta férula? Me encantará leer tu opinión o tu experiencia en los comentarios del post 🙂

Feliz día y feliz vida,