Allí estábamos.

1 de junio de 2019. Barcelona. Clínica Diagonal.

Estas jornadas fueron un sueño cumplido, un deseo inconsciente y consciente que hace mucho tiempo creía necesario. Un día de encuentro, de formación, de vivencias… y en familia.

Un día de encuentro entre familias y profesionales… Hacía falta lo que la Doctora Anna Ey y su equipo crearon.

Más de 300 personas estuvimos allí. No faltó detalle.

Cualquiera que haya organizado algún evento sabe el trabajo que supone, sobretodo cuando ese evento está lleno de niños. Combinar ponencias y juegos, aprendizaje y diversión, calidez y encima de todo, avituallamiento.

Como digo, no faltó nada.

Personalmente esperaba estas jornadas con una mezcla rara de emociones.

Este último año, con la publicación de La fuerza de mis pies, he vivido en una intensidad de emociones. He revivido, he superado y aceptado muchísimas cosas y miedos tanto míos como de las vivencias en este largo proceso.

Ya sabes, momentos y momentos que pasan desapercibidos porque te vuelcas en lo más importante para ti: tu hijo.

Y como siempre me he obligado a ser fuerte… pues eso, que ahí estaba todo esperándome para volver a vivirlo, esta vez más tranquilamente. Y no ha sido fácil, pero sí necesario y sé que merecerá la pena.

Así que los días anteriores me sentía un poco rara pero con muchísimas ganas de asistir y vivir todo lo que tenía que vivir allí.

El programa prometía, y no defraudó 🙂

De ese día destaco la calidad de todas las ponencias, que me resolvieron muchas dudas y con las que aprendí muchas otras que desconocía.

Y es que me maravilla descubrir cada día más lo ignorante que soy, cada vez más (esto ya no sé si es bueno o es malo, la verdad).

Las ponencias hicieron también un clic enorme en mí que te explicaré en breve. Fue como unir las piezas que faltaban por conectar (en mí, evidentemente).

Toda esa información la iré compartiendo contigo en forma de post, de una u otra manera 😉

Otra cosa importante a destacar de estas jornadas es la comunidad, la maravillosa experiencia de compartir tantas familias con pies zambos, juntos, un día como este.

En serio, que se nos hizo corto.

Los niños disfrutaron con juegos y cosas especialmente dedicadas a ellos.

Mis hijos en una de las idas y venidas a la zona de juegos 🙂

Y nosotros, los adultos, disfrutamos también. En nuestro caso particular mi marido fue el que estuvo con los niños y yo empapándome en las ponencias… y hablando.

Disfrutamos mucho los cuatro, y salimos de allí más que encantados. Y, sobretodo, felices de compartir momentos así con personas que están en nuestro mismo camino.

Creo en este tipo de vínculos y experiencias. Ir de la mano profesionales, pacientes y familias. Así es como se consigue la verdadera fuerza y la verdadera evolución. Juntos.

Te dejo aquí un pequeño vídeo de las jornadas:

Si quieres ver las fotografías de la jornada, en la página de Facebook de la Dra. Anna Ey las tienes todas 🙂

https://www.facebook.com/dra.annaey/

Foto de familia extraída de https://www.facebook.com/dra.annaey (si pinchas en la imagen, te lleva directamente allí)

 

Y creo que ya lo único que me queda es dar las gracias de corazón a Anna Ey y Marta Vinyals por todo su esfuerzo y dedicación.

Estas jornadas no hubieran sido posibles sin amor (además de mucho trabajo, claro).

GRACIAS