Después los últimos post escritos en los que te hablaba en detalle de las diferentes férulas de corrección para los pies de nuestros peques (puedes leer los post Diferencias entre los distintos modelos de la Férula y Botas Dennis-Brown Botas Ponseti: cómo son. Ventajas e inconvenientes) decidí tomarme un tiempo y dedicarme de lleno a la recuperación física de mi hijo, y a la recuperación emocional de toda la familia, y en especial la de mis dos peques.

Y es que la operación de mi peque ha marcado todo este 2018. Primero, esperando. Después, con el post-operatorio.

Y no puedo estar más contenta, porque ha ido todo genial, pero ha sido duro.

Sobretodo porque hemos tenido que compaginarlo con el día a día y con mi hijo pequeño de 4 años, que no acababa de entender del todo lo que estaba pasando.

Se ha hecho largo, pero ahora no podemos estar más felices.

Tengo pendiente mucho contenido y varios proyectos preciosos en marcha que espero que puedan ver la luz en septiembre.

Pero, por ahora, voy a seguir dedicándome todo el verano a lo más importante de mi vida: mi familia.

He creado una cuenta en Instagram para compartir momentos del día a día, recuerdos o vivencias que puedan ayudar…

Allí colgué la imagen que encabeza este post hace unos días, feliz, porque no hay límites.

Mi hijo está disfrutando al máximo del verano, como cualquier niño, y aunque todavía queda mucho camino por recorrer hasta que sus pies vuelvan a caminar rectos y bien… no importa, porque camina, porque corre, y porque las cicatrices cada día que pasa empiezan a estar más lejanas…

Estos son los pies de mi hijo este verano

 

Y, aprovecho este post, para avisarte (por si no leíste el email), que a causa de la nueva RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) si estabas suscrito al blog y todavía no te has vuelto a suscribir, tienes que  hacerlo de nuevo para que pueda seguir enviándote la newsletter, con todo el contenido del blog y las novedades que traerá septiembre y que espero que te gusten y te sirvan de ayuda 🙂

Ya siento el trastorno que es tener que volver a suscribirte para poder recibirlo todo, pero es la única forma… y te aseguro que me ha costado un tremendo esfuerzo adaptar el blog y la newsletter para ello.

Puedes hacerlo desde este formulario de suscripción, y no olvides confirmar tu email cuando te llegue el mensaje (si no, la suscripción no quedará finalizada).

Nos vemos a la vuelta, el 7 de septiembre, con un post muy especial.

Un abrazo y mil gracias por estar ahí siempre,