Hace un mes y medio tuvimos la revisión en HOSPITAL TRAUMATOLOGÍA. Como ya te comenté, cada dos, tres o cuatro meses, van revisando que sus pies sigan su desarrollo adecuado.

¿Qué revisan en cada visita?

  • Miran el calzado, evalúan su idoneidad (en esto como ya te conté aquí, siempre nos dicen que utilizamos un calzado muy bueno). Es muy importante que el calzado sea de horma recta y que sea bueno, de suela y contrafuertes rígidos.
  • Revisan sus pies, los mueven en todas las direcciones para comprobar si hacen bien los giros y supongo que ahí ellos pueden ver todo sobre el desarrollo de los mismos (yo esa información la desconozco).
  • Le hacen caminar descalzo, de puntillas, de talón… De todas las formas, aunque esto con mi hijo resulta complicado porque tiene vergüenza y no está muy colaborativo en las consultas.
  • Lo suben al podoscopio para mirar la huella plantar. En esta última visita me enseñaron su huella y se está formando correctamente. Por si no sabes lo que es un podoscopio te lo explico al terminar este párrafo. Sigue leyendo.
  • Anteriormente le miraban también las caderas, piernas, etc… (esto ya no sé si lo hacían por la displasia de cadera con la que nació o también tiene que ver con el desarrollo de los pies), pero ya hace bastante que eso no lo hacen. Hay que tener en cuenta que mi hijo acaba de cumplir cuatro años.

El podoscopio

El podoscopio (quédate con este nombre porque lo oirás mucho a partir de ahora) es un aparato con espejo en el que el niño se sube encima y el profesional puede observar el pie en su detalle: forma plantar, arco, etc…

Podrás verlo en ortopedias,  consultas de traumatología, podólogos, médicos rehabilitadores, etc…

He de decir que este aparatito a mi hijo le encanta, así que subirse a él no le supone un esfuerzo,  ni miedo, ni nada de nada… todo lo contrario, le gusta, aunque tampoco es que lo exprese demasiado en la consulta 😉

image119

Imagen tomada de canpeu.com

He encontrado en internet un vídeo muy cortito (de menos de un minuto) donde se ve a una niña que se sube a un podoscopio para observarle la huella plantar.

Y buenas noticias

Y la buena noticia es que probablemente en junio mi hijo pueda empezar a utilizar calzado normal, de verdad que después de cuatro años poder comprarle calzado en cualquier zapatería, poder elegir modelos y encima a un precio normal, me parece maravilloso.

Así que espero poder darte buenas noticias en junio y empezar otra nueva etapa.

Un abrazo y hasta la próxima

 

A %d blogueros les gusta esto: