Los primeros días con la férula Dennis-Brown no fueron fáciles, deseábamos pasar ya a esa fase, pero la verdad es que sobretodo a nuestro chiquitín le costó adaptarse.

Pensarás que después de varias semanas con las piernas escayoladas y la férula para las caderas, no debería haberlo notado mucho. Pero sí. Porque aunque las escayolas eran duras por el trabajo que estaban haciendo (no hay más que pensar que en cinco semanas le giraron completamente los pies), y eran muy molestas, el niño con ellas podía mover las piernas. No mucho, porque no podía doblarlas ni girarlas ni mover los pies, pero sí podía levantarlas. Algo es algo.

Hay que tener en cuenta que las escayolas, sin la férula, dan más movilidad (abrir y cerrar piernas).

Pero con la férula Dennis-Brown no. Con esta férula el niño no puede mover nada. Sólo subir y bajar las piernas (las dos a la vez, con aparato y todo). Pero eso se consigue un tiempo después, no al principio.

Para colmo se le hicieron unas heridas en los pies por la presión de las botas, tuvimos que volver a la consulta de Traumatología, lo curaron y nos derivaron a la ortopedia.mispieszambos.com 2015092501

Allí le pusieron un refuerzo en la parte de arriba de la bota, un almohadillado para que no se clavara en su delicada piel. Y es que estamos hablando de un bebé de un mes al que se le ponen unas botas de cuero rígido bien, bien apretadas, durante todo el día. Día y noche. Sólo se las quitábamos para bañarlo y vestirlo. Para cambiarle el pañal sólo sacábamos la barra, le cambiábamos de pañal, y se la volvíamos a poner.

Ese almohadillo se lo pondríamos ya en todas las botas, invento del ortopedista 😉

Total, que tuvimos que curarle las heridas durante varios días. Y poco a poco las heridas se curaron y él se fue acostumbrando a tener los pies completamente inmovilizados, a levantar la barra (arriba y abajo, arriba y abajo).

Y nosotros nos fuimos también acostumbrando, a cogerlo como podíamos, a ponerle ropa abierta por las piernas mejor, otro tipo de pijamas (todos los pies de los peleles cortados…). Esas pequeñas cosas que hacen todo un pelín diferente y complicado.

En el próximo post te explicaré los inconvenientes que tiene que tu bebé lleve una férula de Dennis-Brown.

Y hasta aquí por hoy… ¡Hasta el próximo viernes!
A %d blogueros les gusta esto: